Yo tampoco me fijaba

Artículo originalmente publicado en El Vals de la Araña en diciembre de 2017. Me sorprendió (todavía no sé si para bien) la difusión que alcanzó (llaménosle “éxito”, así, entre comillas). Lo recupero porque el contenido de este artículo lo considero vigente. Y porque me recuerda que tener un éxito, por pequeño y de mierda que sea, hay quien no te lo va a perdonar.

Yo solía decir eso, que yo no me fijaba en sin un libro estaba escrito por una mujer o un hombre, si no en que el libro me pareciera atractivo. Yo también creía que esta variable no influía en mi criterio a la hora de elegir lecturas.

Pero también solía decir que yo «leía de todo». Alguien tuvo la delicadeza en 2012 de llevarme la contraria, diciéndome que esto era una gran y cochina mentira. Se atrevió a decirme, el muy mamón, que yo no leía de todo. Que si me sacabas del terror y la novela negra, no era nadie, yo. Y me dije a mí misma: «te vas a enterar de lo que vale un peine, salado. Sabrás tú mejor que yo si leo de todo o no». Mi ego lector ofendido y yo nos pusimos, en serio, a registrar todo el año lector 2013 en Goodreads.

No pude elegir mejor año. Por desgracia, tenía más tiempo libre del debido; y sabía, por mi ritmo lector, que me iba a poder poner con facilidad en una cifra de libros importante que me permitiría demostrar mi tesis como a mí me gusta darle en el morro a los atrevidos que me contrarían: con datos. Ahí van los datos, que puede comprobar cualquiera, ya que mi perfil es público. 105 libros leídos, casi un 80% (no llega, pero casi) terror (y aledaños) y novela negra. Mierda para mí.

Mi ego lector ofendido y yo pasamos un rato de sonrojo con este dato. Pero nos recompusimos. Con los datos cantando así de alto… Bueno, vale: me gusta el terror más que a un tonto un lápiz. Por eso leo tanto terror. Tiene su lógica, ¿no? Además, ¿tiene algo de malo? Hola, soy Gusapira, y me gusta más el terror que a un tonto un lápiz. [Ahora es cuando unas voces en off corean: «te queremos, Gusapira»] Dejé de decir que leía de todo, es decir, de mentir como una bellaca; y santas pascuas. Se me pasó el trauma en aproximadamente diez minutos. Y este trauma era el de no tener razón, no el de ser una lectora de terror. Esto no me traumatiza, es más, soy una gusapira lectora de terror irredenta y feliz. Ea. Me reconcilié de golpe con mi yo lector y con la verdad. Fue un poco sonrojante, sí, pero fue bonito. Esta es mi realidad lectora y no voy a hacer absolutamente nada por cambiarla. Me encanta esta jodida realidad lectora mía.

El siguiente dato que extraje fue una auténtica bofetada. El 95% de los libros que leí estaban escritos por hombres. Con este dato a día de hoy sigo sin reconciliarme. Porque no quiero reconciliarme con él. Encontré una explicación lógica y satisfactoria a que mis lecturas tuvieran un sesgo marcado preferente hacia un género literario. Que me encanta ese género. Entonces, ¿qué quiere decir que el 95% de los libros estén escritos por hombres? ¿Que me encantan los libros «escritos por hombres»? Ummm… ¿Libros escritos por hombres? ¿Qué género es ese? ¿Qué lógica hay que pueda explicar esto? ¿Qué mierdas está pasando aquí? ¿Qué clase de brujería es esta? Porque yo, igual que la mayoría de los lectores afirmaba, con auténtica convicción, que no me fijaba… ¿Por qué si yo no me fijo en el sexo mi estantería es un puñetero campo de nabos? Pero también afirmaba que leía de todo… Ains. Qué duro es analizar las realidades detrás de los datos…

Tu estantaría, salada

¿Por qué si no me fijo en si un libro está escrito por un hombre o una mujer, el 95% son libros escritos por hombres? Pues por eso mismo: por no fijarme. Porque a poco que te fijes… No puede ser que si tú eliges de entre los libros que te atraen sin fijarte en el sexo del autor/a exista esa brech…(uy, lo que he dicho)  desproporción tan apabullante en tus selecciones. Y bueno, un día te das cuenta, a lo tonto, de otro dato. Miras ahí a fuera, más allá de tu estantería, y te empiezas a fijar, sí, esta vez sí, en lo que hay encima de la mesa de la librería, física o virtual, donde compras. Miras los catálogos de tus editores favoritos, los boletines de novedades a los que estás suscrito, los blogs y webs a los que sigues con regularidad, y te das cuenta de una cosa: que esto te pasa por no mirar, precisamente. Ahí tienes el campo de nabos, delante de las narices. Si no lo has visto es porque no has mirado. Tu estantería es una miniréplica del escaparate editorial del que se alimenta.

Bueno, y ahora qué hacemos con esta realidad lectora. No, es que esta no me encanta. Me parece injusta, injusta, injusta, mil veces injusta, y quiero que cambie. Yo quiero poder elegir lo que me gusta sin fijarme de verdad en quién lo ha escrito. Me gustaría elegir de entre una mesa de novedades de mi género favorito sin fijarme en los nombres sabiendo que hay una igualdad real de oportunidades. Porque si te da igual picas que corazones, pero en la baraja hay un 95% de picas y un 5% de corazones, adivina qué vas a acabar sacando si no miras. Quiero que en esa mesa de librería haya una igualdad de oportunidades. Así que voy a fijarme en lo que hay. Mucho. No pienso volver a no fijarme en la vida. Y si no encuentro ese escenario que quiero me iré a otra parte a buscarlo.

Porque la oferta me puede ir cantando misa. Yo soy la demanda. Yo soy la que elijo, saco la cartera y compro. El argumento «cartera» es poderoso y es nuestro, de quienes elegimos y compramos. Yo estoy muy loca y voy a usarlo. Usándolo, me he encontrado con Nido de pesadillas de Lisa Tuttle, Fantasma de Laura Lee Barh y La chica de la colina de los arándanos de Nieves Mories, que me parecen pedazo de autoras y libros maravillosos.

Goodreads, diciembre del 2017. 48 libros. Pocos, lo sé, comparados con 2013. Menos de la mitad. Ahora, afortunadamente, no tengo tanto tiempo para leer como en 2013. Pero ahí sigue habiendo un saludable 84% de género de terror, fantástico y aledaños. ¡Bien! Y además, este año tengo un preciosísimo 44% de mujeres. Porque no he cambiado de criterios de elección, sigo leyendo lo que prefiero y lo que me gusta. No he dejado de leer terror para irme a romántica solo porque ahí hay más autoras que leer. No voy a priorizar leer a mujeres por encima del resto de mis filtros y criterios. Soy una lectora de terror; orgullosa, además. Solo he incorporado un criterio nuevo a los que ya venía aplicando, y en paralelo, no por encima de ellos: Ahora sí me fijo en lo que me ofrecen. Ahora sí miro la oferta. Con lupa. Y como miro, veo.

Y no termino de entender a quien no lo hace. Si eliges sin mirar, ¿tus decisiones son tuyas? ¿La composición de esa estantería tuya, la has elegido realmente tú de manera activa y consciente? Me parece un poco jodido defender la propiedad de lo que has elegido si lo has hecho sin mirar.

Así que abrid los ojazos, que para eso los lleváis de serie.

Y no volváis a cerrarlos nunca jamás.

4 pensamientos en “Yo tampoco me fijaba

  1. Tengo una amiga que no entiende iniciativas como el #LeoAutorasOct y le he intentado explicar esto mil veces. Supongo que los géneros que le gustan a ella están más dominados por las mujeres, así que no tiene ese problema.
    Por mi parte, yo sí he empezado a fijarme más y creo que este año llevo mayoría de autoras. Meterse en círculos literarios de Internet ayuda mucho en ese sentido, sobre todo para conocer a autores noveles, independientes o que simplemente no están en las listas de best-sellers.
    ¡Muy buen artículo! ¡Nos leemos!

    Le gusta a 1 persona

  2. Y otras mil veces más que habrá que explicarlo. Subiré en algún momento otro artículo sobre “lo discriminatorio” de convocatorias como Alucinadas, Terroríficas o el premio Ripley. Porque está claro que si el objetivo de una convocatoria es visibilizar y difundir la literatura escrita por mujeres en los géneros donde su presencia es minoritaria… quién mejor para hacerlo que los hombres, ¿no? XD Gracias por seguirme y comentar. ¡Nos leemos, Kate!

    Me gusta

  3. Pingback: Leo Autoras Octubre | Activos Tóxicos

  4. Pingback: Autoras que he descubierto este año – Kate Lynnon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s