Estás en casa

Pero no estás a salvo. Ponte cómoda, pero no bajes la guardia. Disfruta de tu estancia, pero no escuches a las voces. No te des la vuelta en el pasillo, no apagues la luz. Deja algo de la felicidad que traes y abandona toda esperanza de salir de aquí. Pero no te preocupes: te gustará.... Leer más →

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑