Cadáver Exquisito (bien enterrado)

Tal como dije en la presentación de Activos Tóxicos, una de sus finalidades es recoger textos perdidos, publicados en su día en sitios que actualmente no existen. Jamás pensé que serviría también para recuperar textos que ni siquiera recordaba haber escrito, como este «cadáver».Esto, al parecer, data de 2013 y un trozo, al parecer, es mío…

Me escribe Alfonso por privado y depués de tanto tiempo, ¡y lo que me alegro de volver a saber de él!, me enlaza a esto, que en serio no recuerdo haber escrito. En cambio sí me reconozco en el primer comentario. Le tengo una manía horrorosa a los cadáveres exquisitos* porque son dificilísimos de rematar y enterrar. También estoy de acuerdo en que el mérito de que el relato sea decente está en Alfonso, a cuyo blog,  L mnd s xtrñ, recomiendo suscribirse.

Ni preguntéis qué parte escribí yo: ni idea. Aquí lo dejo. Me suele dar una vergüenza bastante sonrojante leer a mi yo más joven, pero en este caso, como si quiera sé quién soy yo… Alicia a través del espejo 2.0.

*Para info por si alguien no sabe de qué demonios hablo: Cadáver Exquisito. Y un gran abrazo a aquellos tiempos de chispa brillante de aquel grupo de donde salieron tantas cosas buenas, además de este cadáver.

Breve aproximación a la Ciencia Ficción

Esta entrada no tiene mucho sentido para alguien que conozca el género, pero condensa las ideas que me suelen resultar útiles para explicar la ciencia ficción desde muy abajo y cero a personas que no la conocen, o peor, creen que la conocen pero están inmersos hasta las cejas en ideas tan absurdas sobre lo que es (y no es) la ciencia ficción. No se me ocurriría contarle esto a una audiencia como el público asistente al Celsius, o a una Hispacon. Este público viene enseñado de casa. Con el público que solemos tener en nuestras ferias y presentaciones… ¡ojalá empezáramos de cero! en vez de a pelear contra los prejuicios, las ideas erróneas preconcebidas, los estereotipos absurdos… y bueno…

No voy a ser yo quien defina ahora mismo, así, en un momento y sin despeinarme, qué es ciencia ficción y qué no, después de todas las definiciones que han dado del género tantos autores, editores, y estudiosos del género. Ni pretendo enmendarle a nadie la plana. Esto es, nada más ―y nada menos, porque es jodido― una primera aproximación a explicarle la ciencia ficción al público más hostil posible. Empezando de cero. Muy de cero. Tan de cero que… Sigue leyendo

Sí es ciencia ficción

La primera vez que escuché definir la ciencia ficción como «ah, las historias de marcianitos para chavales» apreté los puños por debajo de la mesa hasta clavarme las uñas, mientras respiraba metódicamente, contado «uno-aspira, dos-expira». Porque pertenezco a una asociación entre cuyos objetivos está la dignificación de los géneros fantásticos, la divulgación como arma que derribe los tópicos y erradique las ideas erróneas acerca de la literatura que nos apasiona. Para más datos: esa asociación es la ACLFCFT. No, no tiene vocales y no se puede pronunciar. ¿Y qué?

Ph’nglui mglw’nafh Cthulhu R’lyeh wgah’nagl fhtagn, bitches.

Sigue leyendo

1984, George Orwell

Publicado, como se puede comprobar en el cuerpo del texto, en 2017 en El Vals de la Araña.

1984, George Orwell.

Primera edición: Seeker, Londres, 1949.

Primera edición en castellano: Vértice, Barcelona, 1950.

Mi edición favorita: 1984, George Orwell. Lumen, 2014. Edición cuarenta aniversario, en tapa dura con sobrecubierta. Prólogo de Umberto Eco, escrito originalmente para la edición aniversario publicada en Italia en 1984. Epílogo de Thomas Pynchon.

Tengo la absurda teoría que antologando prólogos y epílogos se puede componer la mayor obra teórica jamás escrita sobre la ciencia ficción. Sigue leyendo

El castillo de los Cárpatos

Reseña publicada originalmente, yo qué sé cuando, en El Vals de la Araña.

Alba Clásica: ¿me explicáis esta portada, por favor? ¿Dragones? ¿Eing? ¿Qué me he perdido?

AUTOR: Verne, Jules

TÍTULO ORIGINAL: Le Châteaux de les Carpathes

IDIOMA ORIGINAL: Francés

PRIMERA EDICIÓN: Magasin d’Education et de Récréation, 1892, Editorial Hetzel.

Qué mono suena todo en francés, redios.

OTRAS EDICIONES: El castillo de los Cárpatos. Jules Verne. Alba Editorial, 2011. 256 páginas.

Contaba Verne ya con una edad respetable, sesenta y cuatro añazos, como para cuentos románticos y novela gótica, a la hora de escribir esta obra, parte de la colección de los Viajes Extraordinarios. Además, iba ya casi un siglo tarde para apuntarse a esta «moda», que tal vez pudiera tener sentido en su juventud, tanto por cercanía temporal con el auge de la novela gótica, como por su amistad con Alejandro Dumas (hijo). Sigue leyendo

Mary Shelley, una biografía muy apócrifa

Artículo publicado originalmente en 2018 en El Vals de la Araña

Resulta que eres un filósofo político respetable. Más o menos. Bueno, de vez en cuando te pones un poco libertario y criticoncete con las instituciones. De hecho, sueltas un día que el matrimonio es un monopolio represivo. Pero con la boca pequeña, porque cuando se te cruza un día, de buenas a primeras, una feminista que viene de París de feministear con una nena debajo del brazo fruto de sus amoríos con un americano, te casas con ella. Eres un romántico, qué cojones. Y lo del matrimonio y eso, no iba en serio. Era broma, hombre. Y tienes otra hija. Pero va tu mujer y se le ocurre morirse. Dos bebés. Dos bebés hembras. Tienes miedo, y no puede decirse que sea infundado… Houston, Houston. ¡Tenemos un problema! ¡Sálvese quien pueda! Piensa, piensa… ¡haz algo, antes de que crezcan y sea demasiado tarde! ¡Vamos, filósofo, que es para hoy!

¡Ya lo tengo! ¡Voy a casarme otra vez! Con una mujer repelente y antipática que tenga otros dos hijos, que así me dan el carnet de familia numerosa. Los rodearé  a todos de pensadores libertarios admiradores de mi obra (de la escrita, vaya…), políticos revolucionarios y poetas románticos. ¿Qué puede salir mal? ¿Eh?

Sigue leyendo

Leo Autoras Octubre

#LeoAutorasOct es una iniciativa creada en 2016 alrededor del día de la mujer escritora (14 de octubre). Su objetivo es darle visibilidad y máxima difusión a la literatura escrita por mujeres.  

Espero a estas alturas que si a alguien se le está pasando por la cabeza hacer la estúpida pregunta de «y el día de los hombres escritores para cuándo», o se le está ocurriendo dejar un inspirado ―y extenso; siempre son extensos, qué pereza, virgen santa― comentario explicándome cómo va esto del feminismo de verdad (Trade Mark, todos los derechos reservados) sepa que se puede ir a la mierda y que su opinión que nadie ha pedido me chupa un pie. Digamos que yo soy atea y no, no se me ocurre plantarme el domingo en el altar mayor de la catedral primada de Toledo a gritar que me cago en Dios. ¿Estamos?

Dicho esto, para más información aquí está el blog: https://leoautorasoct.wordpress.com/

Sigue leyendo

Rehenes

Ahora ya sabeis por qué no soy de esas personas que no prestan libros. Con lo bien que me lo paso cuando no regresan resarciéndome de la pérdida. Vosotros veréis, si queréis que os preste un libro… Microrrelato escrito en 2012 para Paraíso4.

Querida hermanita:

Deja de mirar con incredulidad ese hueco vacío en tu estantería: obra en mi poder y no te será reintegrado hasta que no hagas lo propio con el mío. No me mientas, lo vi con mis propios ojos, ignominiosamente flaqueado por esas porquerías que lees. ¡Burdo intento de camuflaje!

Si mis exigencias no son satisfechas, leeré tu libro, armada con rotuladores fluorescentes de todos los colores: no dudaré en usarlos.  Sabes que no bromeo, no me pongas a prueba. Para mí tampoco es plato de gusto, siento aún más desprecio por los autores de tu biblioteca que tú por los de la mía. Lo cual no ha impedido que hayas rapiñado mi estantería en casa de la mama, refugio que creía a salvo de tus garras. ¡Arpía!

Seamos razonables y solucionemos este desagradable incidente como personas civilizadas. Devuélveme mi libro y nadie resultará herido.

Besitos

Los clásicos

Hace poco leyeron mis pobres ojos un hilo en Twitter que me entristeció mucho. La prepotencia, malas maneras e incluso los insultos de este señor tan seguro de qué es la literatura de verdad (marca registrada) al que Kate Lynnon le dedicó esta entrada seguramente han convencido a no pocas personas reticientes a no acercarse a un clásico ni para tocarlo con un palo.

Y ahora es cuando los demás salimos a la plaza y tenemos que contrarrestar el daño… o al menos intentarlo. Esta entrada la escribí para Paraíso4 allá por el 2013 y creo que tiene todo el sentido recuperarla ahora, ya que ando releyendo para el Club de Lectura Marcapáginas de la Biblioteca Pública de Valladolid El jugador (Fiodor M. Dostoievski) y estoy disfrutando como una gorrina.

Nunca he tenido con ellos una relación de amor verdadero. Más que atracción, sentía por ellos respeto, como por las personas mayores de canas venerables y presencia seria. Pero ahora que me miro en el espejo y asoma algún hijoputa pelo blanco y cada vez me cuesta menos levantar la ceja izquierda (años de práctica han acabado cincelando esa mueca escéptica en la cara) los empiezo a contemplar desde una nueva perspectiva. Empiezo a notarlos menos distantes, más accesibles. Sigue leyendo

El microrrelato, teoría e historia

Antes de empezar a subir microrrelatos se me había ocurrido escribir un pequeño artículo sobre qué es y sobre todo qué no es un microrrelato… pero sobre esto existe abundante bibliografía y nada mejor que leerla.

El microrrelato, teoría e historia.

David Lagmanovich.

Menoscuarto (Palencia, 2006) 347 páginas.

El microrrelato parece haberse puesto de moda como formato en estos tiempos digitales de prisas para todo en los que retener la atención del lector digital más de cinco minutos es un logro. Pero no confundamos rápido con fácil, porque lo que sí es todo un logro es condensar en el pequeño espacio de un micro una historia, y no un fragmento de una historia, una sinopsis de algo mayor o una anécdota. Sigue leyendo