Últimas entradas, penúltimos tropiezos.

Recuerdo de forma brumosa, difusa en las neblinas del tiempo, haber dicho algo así como que este blog sería un repositorio para recuperar material perdido y poco más, debido a mi irremediable pérdida de fe en proyectos colectivos. Pero no consta por escrito.

Sí consta, LópezAguinaga. Lo pone en la magnífica pestaña de presentación del blog. Justo aquí, en «quienes somos»

—Perdona, pero… ¿era necesario enlazar a la entrada para dejarme en evidencia?

Ni se pregunta. Soy Gusapira Infecta, tu lado gusapiro. La razón de mi existencia es dejarte en evidencia, LópezAguinaga.

Sigue leyendo